martes, 21 de octubre de 2008

Nuestro Bogui





Si hay un buen día de la semana en Madrid, ése es el lunes. Si hay un sitio donde celebrarlo, es Bogui.

Y eso que Bogui es mucho más que lunes festivo de Big Band. Es la casa de jazz de todos.

Esta mañana nos han cerrado Bogui. Sin razones legales ni laborales, sin descuidos ni errores administrativos. La avaricia, el amiguismo y los tejemanejes del cuarto poder y la política son demasiado peso para que las vigas de un club de jazz lo soporten.

Y somos muchos los que nos sentimos como esas vigas porque Bogui es también nuestra casa. “Yo soy Espartaco.” “ Sí, capitán, mi capitan.”
Expresadlo como queráis.

Sencillamente no pueden ni deben dejarnos sin Bogui. No pueden dejarme sin Bogui: es, por muchas razones, parte de mi Ítaca. Hemos de conseguirlo.

Missingduk
e seguirá intentando desde aquí formar parte de un David contra Goliat. Cuento con vosotros.