martes, 7 de abril de 2015

Abril, mes del jazz




Abril es el mes del jazz. Entiéndase: oficialmente hablando. Durante las próximas jornadas se calendarán eventos e iniciativas de carácter especialmente divulgativo para atraer la atención general sobre esta música.


International Jazz Day 

(#jazzday)




En 2011 la UNESCO designó el 30 de abril como Día Internacional del Jazz para celebrar su “papel diplomático en unir personas a lo largo del planeta” con el apoyo del Thelonious Monk Institute of Jazz y Herbie Hancock en el papel de embajador de la iniciativa. Cada año se elige una sede diferente como centro neurálgico de los diferentes eventos que tendrán lugar ese día a lo largo del planeta. Dichos eventos pueden ser consultados con antelación aquí. Por supuesto, entre ellos se encuentran los que tendrán lugar en España, con una muestra prácticamente testimonial.


El espectáculo “estrella” de la efeméride consistirá en el macroconcierto en el que actuarán algunas de las figuras más conocidas del jazz. Este año el acontecimiento tendrá lugar en la sede de la UNESCO en París y será retransmitida en directo desde JazzDay.com

Para abrir boca, el 10 de abril se volverá a transmitir el concierto que tuvo lugar durante el primer Día Internacional del Jazz:





Jazz Appreciation Month 







El Mes de Reconocimiento del Jazz (Jazz Appreciation Month) es una iniciativa creada por el Museo Nacional de Historia Americana en el año 2002 para celebrar no sólo el gran valor de la Historia del jazz como herencia musical sino también el presente de este género. Este movimiento pronto fue asimilado por otras instituciones que supieron valorar la visión que Smithsonian tuvo de enfocar este movimiento en la actividad divulgativa y musical de cada una de las escenas jazzísticas locales, apostando por la música en vivo, la educación para públicos de todas las edades y la atención institucional a nivel comunitario.

La familia del fotógrafo Duncan Schiedt ha elegido este mes para donar más de 12.000 instantáneas tanto de su autoría como de la colección de fotografías históricas que adquirió a lo largo de su vida. Se trata de una de las colecciones fotográficas más importantes de la historia del jazz.

A su vez la Fundación LeRoy Neiman ha donado 2,5 millones de dólares; también ha cedido uno de los trabajos favoritos del propio Neiman (icónico en su carrera): “Big Band”, un ciclópeo mural con los 18 músicos que conformarían la orquesta de jazz ideal de Neiman.


"Big Band", donación de la LeRoy Neiman Foundation






U S Conference of Mayors


Uno de los apoyos institucionales que se consiguió a partir del movimiento Jazz Appreciation Month fue el que ofreció la Conferencia de Alcaldes de EE UU con la creación de un manifiesto en el que se comprometen a promover y participar en las actividades relacionadas con el Día Internacional del Jazz y el Mes de Reconocimiento del Jazz, y a involucrarse con la comunidad jazzística local en cada una de sus ciudades para participar, proclamar y celebrar el jazz.


JazzApril 

(#jazzapril)








Así denomina la Asociación de Periodistas de Jazz (Jazz Journalists Association) el movimiento de apoyo a la UNESCO, U. S. Conference of Mayors y Smithsonian, con propuestas muy enfocadas en el uso de estos conceptos en redes sociales, como logos y ribbons.

Recientemente, como motivo de la celebración de este JazzApril, la JJA ha anunciado a sus jazz heroes (héroes del jazz) del año: individuos que por su implicación con la escena del jazz en sus comunidades han sido nominados y finalmente premiados con este reconocimiento.



“Take 5”. Jazz Education Network (JEN) y Thelonious Monk Institute of Jazz (TMIJ)


Tomando como referente el título del tema de Paul Desmond, con Take 5 se propone a profesores de cualquier disciplina que el día 30 de abril dediquen al menos cinco minutos a escuchar jazz en sus clases, compartiendo las lecciones y creando debate en torno a las múltiples lecciones y enfoques que esta música pueda inspirar en los alumnos. Esta iniciativa de dedicar unos minutos al jazz en los espacios educativos de EE UU resulta un gran ejemplo de cómo cuidar un patrimonio cultural involucrando a los mayores interesados en recibirlo.










En España existe cierta reticencia a considerar el 30 de abril como una fecha realmente festiva. Ciertamente, entre los profesionales y otros devotos al jazz que desarrollan su actividad principal en nuestro país, el Día Internacional del Jazz conlleva atributos innegablemente siniestros.
Por otra parte, y salvando las distancias, en cierto modo podría decirse que el #jazzday es al jazz lo que los óscars al cine. La macrocelebración del 30 de abril no es el jazz (al igual que la gala de los premios de la Academia de Cinematografía no son el cine), pero deseo pensar que la UNESCO tiene conciencia de esto cuando reconoce que la gala que emite a todo el planeta está conformada por actuaciones de un all-star. En cualquier caso, entre la existencia o ausencia de un día internacional que celebre el jazz aunque sea con motivaciones más afines a la mercadotecnia que a cualquiera de las realidades de que pueda componerse el jazz— elijo la posibilidad de un hueco en nuestros canales más mediáticos.

Sin embargo, de entre todas las iniciativas anteriormente citadas, no es el #jazzday la que provoca mi interés ni desearía para mi entorno. La implicación pública, oficial y efectiva de los alcaldes en apoyar la escena musical local sí lo hace. El papel de otras organizaciones que invierten en educar, divulgar y promover el jazz en sus comunidades también lo desearía para mi ciudad.

Tratar el #jazzday (y en general los “días internacionales”) como una suerte de indulgencia plenaria no sólo no es efectivo, sino que roza además terrenos de irrealidad que pueden terminar resultando contraproducentes para aquellos a quienes debería por definición beneficiar. Ésta es la razón por la que elijo la iniciativa de los jazz heroes como codiciable. He utilizado esta expresión a título personal con aquellos a quienes considero tales pero un reconocimiento oficial o profesional (¡o muchos reconocimientos!) sería algo que sin duda desearía para nuestra escena jazzística.

Como epílogo a estos conceptos, hashtags e iniciativas no puedo dejar de incluir el que inauguró el primero de abril en el mundo anglosajón, el April Fools' Day, equivalente a nuestro día de los inocentes, y el vídeo con que nos deleitó el Berklee College of Music:






De modo que elegid y celebrad aquello con lo que os sintáis más afines ¡pero encontrémonos en algún concierto!





Publicar un comentario